Comunidad Cristiana Soyapango. 5 de noviembre de 2017

Serie: Una Carta a la Iglesia

¿EN QUÉ ESTÁ FUNDADA MI FE?

1 Corintios 2:1-5 “Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría. 2 Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado. 3 Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; 4 y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, 5 para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.”

  1. NUESTRA FE NO PUEDE ESTAR FUNDADA EN PERSONAS

1 Corintios 2:1, 5a “Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría…5 para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres…”

¿Por qué nuestra fe no puede estar en las personas?

  • Somos seres limitados.
  • Somos seres con una capacidad grande de pecar.
  • Somos seres frágiles.
  1. NUESTRA FE DEBE ESTAR FUNDADA EN EL PODER DE DIOS A TRAVÉS DE LA OBRA DEL SEÑOR JESUCRISTO

1 Corintios 2:2, 5 “2 Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado…5 para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.

Dos verdades con respecto al poder de Dios:

  • El poder de Dios está disponible para todos.

 

  • El poder de Dios puede ayudarnos en todo.