SERIE SANTIDAD: «SANTIDAD EN LO QUE HABLO»

SERIE SANTIDAD: «SANTIDAD EN LO QUE HABLO»

Comunidad Cristiana Soyapango. 24 de mayo de 2015

Serie: Santidad

SANTIDAD EN LO QUE HABLO

 

Santiago 3:1-12 “1  Hermanos míos,  no os hagáis maestros muchos de vosotros,  sabiendo que recibiremos mayor condenación. 2  Porque todos ofendemos muchas veces.  Si alguno no ofende en palabra,  éste es varón perfecto,  capaz también de refrenar todo el cuerpo. 3  He aquí nosotros ponemos freno en la boca de los caballos para que nos obedezcan,  y dirigimos así todo su cuerpo. 4  Mirad también las naves;  aunque tan grandes,  y llevadas de impetuosos vientos,  son gobernadas con un muy pequeño timón por donde el que las gobierna quiere. 5  Así también la lengua es un miembro pequeño,  pero se jacta de grandes cosas.  He aquí,  ¡cuán grande bosque enciende un pequeño fuego! 6  Y la lengua es un fuego,  un mundo de maldad.  La lengua está puesta entre nuestros miembros,  y contamina todo el cuerpo,  e inflama la rueda de la creación,  y ella misma es inflamada por el infierno. 7  Porque toda naturaleza de bestias,  y de aves,  y de serpientes,  y de seres del mar,  se doma y ha sido domada por la naturaleza humana; 8  pero ningún hombre puede domar la lengua,  que es un mal que no puede ser refrenado,  llena de veneno mortal. 9  Con ella bendecimos al Dios y Padre,  y con ella maldecimos a los hombres,  que están hechos a la semejanza de Dios.10  De una misma boca proceden bendición y maldición.  Hermanos míos,  esto no debe ser así.11  ¿Acaso alguna fuente echa por una misma abertura agua dulce y amarga? 12  Hermanos míos,  ¿puede acaso la higuera producir aceitunas,  o la vid higos?  Así también ninguna fuente puede dar agua salada y dulce.”

Lecciones del párrafo anterior:

  1. Una persona demuestra madurez cuando sabe refrenar su lengua

Santiago 3: 2 “2  Porque todos ofendemos muchas veces.  Si alguno no ofende en palabra,  éste es varón perfecto,  capaz también de refrenar todo el cuerpo”

  1. La capacidad de la lengua de hacer mal y bien es muy grande.

Santiago 3:5-6 “5  Así también la lengua es un miembro pequeño,  pero se jacta de grandes cosas.  He aquí,  ¡cuán grande bosque enciende un pequeño fuego! 6  Y la lengua es un fuego,  un mundo de maldad.  La lengua está puesta entre nuestros miembros,  y contamina todo el cuerpo,  e inflama la rueda de la creación,  y ella misma es inflamada por el infierno.”

Proverbios 18:21 “21  La muerte y la vida están en poder de la lengua,  Y el que la ama comerá de sus frutos.”

  1. Mi lengua debe ser usada para decir cosas que lleven adoración a Dios

Santiago 3:9-10 “9  Con ella bendecimos al Dios y Padre,  y con ella maldecimos a los hombres,  que están hechos a la semejanza de Dios.10  De una misma boca proceden bendición y maldición.  Hermanos míos,  esto no debe ser así.”

Consejos con respecto a nuestro hablar.

  1. Debo ser consciente que de cada palabra que digo soy responsable delante de Dios

Mateo 12:36 “36  Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres,  de ella darán cuenta en el día del juicio.”

  1. Debo utilizar mi boca para la edificación de la vida de las personas.

Efesios 4:29 “29  Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca,  sino la que sea buena para la necesaria edificación,  a fin de dar gracia a los oyentes.”

  • De nuestra boca deben salir palabras que colabore a construir la vida de las personas

 

  • No debo usar mi lengua para el chisme o el chambre.

Éxodo 20:16 “16  No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.”

Proverbios  18:8 “8  Las palabras del chismoso son como bocados suaves,  Y penetran hasta las entrañas.”

Proverbios 26:20 “20  Sin leña se apaga el fuego,  Y donde no hay chismoso,  cesa la contienda.”

  1. Debo usar mi boca para hablar de Jesús y sus buenas nuevas.

Marcos 16:15 “15  Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.”

Deja una respuesta